El Diente de León (Taraxacum officinale), a pesar de muchas veces ser considerado como mala hierba, sus hojas se consumen en ensaladas y se le atribuyen numerosas propiedades medicinales que favorecen principalmente al hígado y los riñones.

Es una planta perenne que suele alcanzar los 40 cm sus flores de color amarillo dorado, que al secarse se convierten en una suerte de hebra esponjosa de color blanco que salen volando cuando se les sopla las hacen ser fácilmente identificables. Se encuentra con facilidad en caminos, pastizales, terrenos de siembra y jardines, lo que ha hecho que los jardineros la consideren mala hierba.

Cómo hacer una infusión de diente de león (receta)

Para preparar la infusión de diente de león, solo es necesario:

  1. poner a hervir agua, y al llegar al punto de ebullición,
  2. agregar dos cucharadas de hoja de diente de león por cada taza de agua,
  3. retirar del fuego y
  4. dejar reposar durante varios minutos, preferentemente tapado.

Propiedades de la infusión de diente de león.

El uso de ésta infusión en la medicina popular está orientado principalmente como ayuda en tratamientos hepático – biliares, ayuda a depurar el hígado y los riñones.

Es un excelente diurético, ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo y evita la retención excesiva de líquidos en el cuerpo.

Al ser una planta rica en hierro (aún más que las acelgas y espinacas) y potasio es un excelente aliado en los tratamientos para la anemia.

también se le atribuyen propiedades antirreumáticas, espasmolíticas, antiinflamatorias y antidiscráticas (debilidad digestiva en la tercera edad).

Contraindicaciones.

Debido a su capacidad de aumentar considerablemente los jugos gástrico, la infusión de diente de león no debe ser consumida por personas que sufran de acidez estomacal o úlceras estomacales. Debido a que estimula la vesícula, no se recomienda su consumo por personas con problemas biliares.

Aunque no se ha comprobado que afecte al feto durante la gestación, tampoco se ha demostrado que sea inocuo para el feto, por lo que el uso de la infusión no se recomienda en mujeres embarazadas, que deseen estarlo, o durante la lactancia; esto debido a sus propiedades hormonales.

El diente de león impide la eliminación del litio del organismo, acumulando este componente en la sangre y provocando serios problemas; por lo que las personas que consuman medicamentos con litio no deben consumir esta infusión.

Al ser un gran diurético, el uso de la infusión de diente de león en exceso puede provocar problemas de pérdida excesiva de minerales en el cuerpo; de la misma manera, la gran cantidad de potasio que contiene esta planta debe ser vigilada en personas que tengan padecimientos relacionados.

Debido a los efectos secundarios de la infusión de diente de león antes mencionados, es muy recomendable consultar con su médico de cabecera antes de tomar la infusión.

¿Dónde comprar el diente de león?

A pesar de que en zonas rurales, es muy fácil encontrar esta planta de manera silvestre, en las localidades urbanas puede ser un poco más complicado; aunque se puede encontrar con facilidad en herboristerías ya limpia, seca y lista para el consumo.

Write A Comment