Las frutas del bosque son un tipo de frutas pequeñas y comestibles que tradicionalmente no se cultivaban crecían en arbustos silvestres.

Estos frutos son: arándano, en sus variedades azul y rojo, calafate, cereza, endrina, escaramujo, frambuesa, frutilla, frutilla silvestre, madroño, murta, muscadinia, grosella, granada, zarzamora, mora, sauco y maqui.

Las frutas del bosque como los arándanos, las fresas, las frambuesas o las moras son muy ricas en polifenoles que son sustancias que se encuentran de forma natural en algunas plantas y que proporcionan muchos beneficios a nuestra salud.

Lo mejor es tomarlas enteras o echarlas en licuados, zumos o batidos anticancerígenos pero también se puede tomar el té de frutos del bosque o infusión que aporta muchos beneficios,

Merece la pena incluir las frutas del bosque en la dieta ya que todo alimento alcalino en su estado natural es anticancerígeno y en el caso de las frutas del bosque tenemos unos alimentos que incluso incluirlos en la alimentación puede hacer detener algo agresivo como una metástasis gracias a sus sustancias atiangiogénicas.

Ingredientes y receta paso a paso

Esta infusión es similar a la de frutos rojos pero la mezcla esta equilibrada y enriquecida con  cáscaras de naranja y limón, escaramujo, hibiscos, trozos de manzana, frutas y flores con aroma frutas del bosque.

La preparación es similar a la infusión de frutos rojos, es decir:

  1. colocar una cucharada de mezcla en el equivalente a una taza de agua hirviendo,
  2. dejar reposar por 2 o 3 minutos y luego colar
  3. de ser necesario, endulzar, aunque esto último, puede alterar o anular las propiedades de la infusión.

Propiedades

Algunas investigaciones han descubierto propiedades medicinales de los polifenoles pigmentados, como flavonoide, antocianina, tanino y otros fitoquímicos localizados principalmente en la piel y semillas. Muchos frutos del bosque tienen pigmentos antioxidantes y una alta capacidad de absorción de radicales de oxígeno  entre alimentos vegetales.

Así, los frutos del bosque pueden utilizarse contra las enfermedades degenerativas ya sea físicas o neurológicas, retrasando o disminuyendo sus temibles efectos.

Aunque no está del todo probado, ciertas investigaciones clínicas le reconocen a los frutos del bosque grandes y efectivas propiedades anticancerígenas y antimetastásicas; de hecho, se ha observado que  animales que, en su dieta habitual consumen frutos del bosque, existe un bajo o casi nulo número de casos de cáncer de esófago, no siendo igual en casos de especies que no consumen estos frutos.

Dentro de las frutas del bosque más anticancerígenas tenemos a las fresas, las frambuesas y por supuesto a los arándanos.

Los arándanos son probablemente el fruto más antioxidante que existe siendo muy ricos en proantocianidinas.

Por su parte las frambuesas contienen cantidades elevadas de ácido elágico y este en su caso se encuentra en la semilla, mientras que en las fresas este polifenol se encuentra en la pulpa.

Contraindicaciones

Consumidos dentro de las dosis adecuadas, los frutos del bosque no poseen contraindicaciones. Se debe tener cuidado que, al recolectarlos, no se confunda alguna baya venenosa con una variedad comestible.

Write A Comment