La hierbabuena o yerbabuena (menta spicata) es una hierba perenne que llega a a medir unos treinta centímetros de altura, es una planta muy aromática y sus hojas son muy empleadas en gastronomía, perfumería y medicina herbolaria. Es muy fácil de cultivar en casa, por lo que se puede tener siempre un poco de hojas frescas y otro tanto de hojas secas.

Cómo hacer infusión de hierbabuena

Para preparar la infusión de hierbabuena, solo es necesario:

  1. poner a hervir agua, y al llegar al punto de ebullición,
  2. agregar una cucharada de hojas secas por cada taza de agua,
  3. retirar del fuego y dejar reposar durante varios minutos, preferentemente tapado.
  4. Aunque de por sí, ya tiene un sabor muy agradable e incluso refrescante, se puede endulzar con un poco de miel.

Propiedades de la infusión de hierbabuena

Sus propiedades digestivas quizás son las más conocidas; ya que desde hace siglos se ha utilizado para tratar problemas de indigestión, flatulencias e inflamación de hígado; promueve la producción de bilis, ayudando a descomponer las grasas y reducir el colesterol.

La infusión de hierbabuena ayuda considerablemente a aliviar la sensación de mareo que mucha gente padece durante los viajes; incluso las náuseas producidas por algunos medicamentos.

Los aceites esenciales de la hierbabuena son ricos en mentol y cineol y otros polifenoles; por lo que también es de gran ayuda contra problemas respiratorios al poseer propiedades antisépticas, antivirales e incluso antifúngicas.

Gracias las propiedades analgésicas y antiinflamatorias del mentol, la infusión de hierbabuena es de gran ayuda contra los dolores de cabeza y migrañas leves; y sus propiedades relajantes, la convierten en un gran remedio completamente natural para casos moderados de nerviosismo, ansiedad o estrés. Estas mismas propiedades hacen de la infusión un gran antiespasmódico excelente para aminorar los cólicos y espasmos menstruales.

La hierbabuena también tiene propiedades antiandrogénicas, es decir, que reducen los niveles de testosterona en la sangre; por lo cual, la infusión puede ser usada como auxiliar en el tratamiento de hirsutismo en las mujeres.

También se le han reconocido propiedades estimulantes que ayudan a superar el cansancio y la apatía.

Al tener un sabor tan refrescante, la infusión puede servirse fría levemente endulzada en los veranos calurosos para contrarrestar las incomodidades del clima, misma que además aportará una buena cantidad de antioxidantes al organismo.

Contraindicaciones

A pesar que no se tienen documentados efectos tóxicos o adversos de la hierbabuena, es muy recomendable consultar con el médico antes de iniciar cualquier tratamiento.

Sus propiedades antiandrogénicas pueden causar pérdida de deseo sexual en algunos hombres si su consumo es por periodos prolongados.

En algunos casos puede inhibir la absorción de hierro en el organismo; por lo que no es recomendado su consumo por mujeres embarazadas o lactando, tampoco por niños pequeños; ya que en casos extremos puede llegar a causar anemia.

Durante el embarazo puede llegar a tener un efecto emenagogo, y aunque la posibilidad es remota, podría causar problemas para el feto.

Write A Comment