Las infusiones son bebidas naturales que se utilizan para aprovechar al máximo las propiedades de las plantas.

infusion de jengibre y canela
¿Qué hace un limón ahí? No lo sabemos, no encontrábamos una imagen mejor que tuviera solo canela y jengibre jaja

Entre una de las más populares se encuentra la de jengibre y canela, que además de ser muy fácil de preparar, aporta numerosas beneficios a nuestro organismo.

Propiedades para la salud

Para entender mejor la brutal combinación de propiedades que se forma al hacer esta infusión vamos a ver los beneficios de ambos elementos por separado:

Los «superpoderes» de la canela:

El cinamaldehído es el componente mayoritario de la canela, que no sólo le da su agradable aroma y sabor sino que además le brinda gran parte de sus propiedades.

La disminución de la presión arterial constituye uno de sus más increíbles beneficios y esto es posible gracias a su interacción con canales de calcio celulares. Asimismo, varios estudios han comprobado que ayuda a ralentizar la aparición del Alzheimer.

Esas son las principales, pero hay muchas más. Si te interesa el tema puedes visitar nuestro artículo de la infusión de canela y sus propiedades.

Los «superpoderes» del jengibre:

Por su parte, el jengibre posee en su composición una serie de aminoácidos como la arginina y la valina, cuya función principal es la de acelerar el crecimiento de los tejidos musculares y la cicatrización de los mismos.

También, destaca la presencia del triptófano, que al ser absorbido por nuestro organismo se transforma y convierte finalmente en serotonina, un neurotransmisor que actúa en el cerebro regulando el estado de ánimo.

Y como pasa con la canela, estas tan solo son las más importantes pero tiene decenas y decenas de propiedades en total. También tenemos un artículo hablando sobre la infusión de jengibre y sus beneficios.

¡Propiedades de la combinación!

Entre una de las numerosas ventajas que aporta esta infusión, está la de mantener el calor corporal puesto que el jengibre se caracteriza por ser caliente, lo que lo hace ideal para tomarlo durante la noche.

Por otro lado, nuestro sistema digestivo agradecerá el consumo regular de esta infusión pues sirve como un excelente depurador natural, beneficiando directamente al hígado y evitando la acumulación de grasa en él.

Si bien es popularmente conocida por aliviar afecciones estomacales-como la acidez y la gastritis– ésta también ayuda a acelerar el metabolismo, y a su vez, a bajar de peso.

Lo recomendable es tomar hasta 3 tazas de esta infusión al día, ya que si se sobrepasa la dosis podría llegar a interferir con ciertos fármacos, en este caso el ibuprofeno y el naproxeno. Si eres paciente diabético, estás embarazada o incluso en tu ciclo menstrual, recuerda consultar a tu medico antes de ingerir esta bebida.

También te recomendamos pegarle un vistazo a las contraindicaciones del jengibre, porque son bastantes.

Preparación

Los ingredientes que necesitas para prepararla son:

  • Una rodaja de rizoma de jengibre gruesa
  • Un puñado de ramas de canela
  • Un limón
  • Una taza de agua.

Si se desea, se puede añadir miel como endulzante, aunque si se quiere aprovechar todos los beneficios de esta infusión lo ideal es que sea orgánica.

  • Como primer paso, se debe rallar el jengibre en su totalidad.
  • Luego, es necesario poner el agua en una olla y añadir la ralladura y la canela para dejarlo hervir por 10 minutos aproximadamente.
  • Ahora, mientras todo eso se pone a fuego lento, es momento de partir el limón y exprimir sus partes hasta tener suficiente extracto.
  • Una vez terminado este paso, se vierte el contenido de la olla en el recipiente donde se encuentra el jugo y se cuela, a fin de deshacerse de la ralladura y las ramitas.
  • Como toda infusión, se recomienda esperar al menos 3 minutos antes de consumirla.

Como ves, es tremendamente sencillo prepararla.

Write A Comment