Infusiones laxantes

Los problemas de nuestro aparato digestivo relacionados con el estreñimiento suelen ser muy frecuentes, sobre todo en la población adulta. Debido a que suele dar algo de vergüenza acudir al médico para solucionarlo, se tiende a solucionarlo de manera casera.

¿Cuándo es grave y qué lo causa?

Técnicamente se convierten en algo preocupante si la frecuencia de acudir al baño es menor de tres veces a la semana.

Existen muchos mitos acerca de la frencuencia “recomendada”, esto dependerá de la alimentación de cada persona y sus actividades diarias y no debe medirse a todos con la misma regla de “al menos una vez al día”. Influyen cosas como nuestro consumo de fibras, de legumbres, de productos sintéticos, la cantidad de agua que bebemos al día e incluso la cantidad de ejercicio físico que realizamos.

En todo caso existen varias formas naturales y nada invasivas de contrarrestar el estreñimiento o, lo que es mejor, normalizar nuestros procesos gastrointestinales para que la naturaleza tome su curso y no nos preocupemos de sobra.

Además de ayudarnos a balancear nuestra alimentación, tomar tés o infusiones es una gran manera de evitar desagradables medicamentos que pueden ser muy dañinos para nuestro organismo al dales un uso prolongado.

Infusiones para el extreñimiento

Sin más dilación, te contamos qué infusiones son las más recomendables y efectivas contra este mal. ¡Vamos a ello!

Infusión de avena

infusiones laxantes

Es de las infusiones más recomendables por los dos tipos de fibra que contiene la avena: la tipo “insoluble” que nos asiste a combatir el estreñimiento y la fibra soluble que apoya y controla los niveles de colesterol. Es un laxante ligero, que en todo caso ayuda a normalizar nuestra flora intestinal además de muchos otros beneficios alimenticios de este alimento tan popular.

Preparación:

  1. Hervir una taza de agua (250 ml) con una cucharada de avena, que son unos 15 gramos, hervir ambos por unos 5 minutos y
  2. Dejarlo reposar
  3. colar para quitar las partes sólidas, y si lo deseamos podemos añadir una cucharadita de miel a nuestro preparado.

Además, es un método popular porque tiene un sabor agradable y familiar ya que muchos tenemos la costumbre de consumir avena de otras formas, las cuales también resultan recomendables para el estreñimiento como los copos de avena con yogurt y manzana.

Infusión de ortiga

infusion laxante

La ortiga tiene la capacidad de ayudar en el funcionamiento de órganos del sistema digestivo como el hígado, estómago y páncreas, además de estimular un normal movimiento de los intestinos.

Es por lo tanto un aliado valioso en nuestra búsqueda de un sistema digestivo sano, estimulando los movimientos peristálticos, lo que permite un paso más armonioso de nuestro bolo alimenticio a través del conducto intestinal.

Preparación:

Para hacer una infusión de ortigas debe:

  1. Hervir una taza de agua por cada dos cucharadas de hojas secas de ortigas.
  2. Permitir que la ortiga libere sus propiedades en el agua hirviendo por unos 15 minutos.
  3. Dejarlo reposar por 10 minutos y beber nuestra sencilla infusión.

Como información adicional la ortiga puede brindar asistencia en casos de intoxicación por moluscos o crustáceos, pero esto claramente debe ser consultado con su médico al ser algo un poco más delicado.

Infusión de alcachofa

infusion de alcachofa

El consumo de alcachofa, sea en las comidas o en infusiones, se relaciona con un proceso digestivo armonioso porque estimula la síntesis del ácido biliar, lo cual ayuda a la digestión de las grasas y así normalizar los movimientos intestinales, siendo un alimento depurador.

Además posee propiedades diuréticas, por lo que ayudara a limpiar nuestros riñones también.

Preparación:

Preparar una infusión de alcachofa implica:

  1. Verter unas doce hojitas de alcachofa por cada 250 ml de agua hirviendo, es decir, doce hojas por cada taza de agua por unos 10 minutos aproximadamente.
  2. Dejar que repose por unos minutos.
  3. Colarlo y beber este té.

Si el sabor te resulta amargo, puedes añadir una pequeña cantidad de menta o incluso un poquito de azúcar.

Puede tomar esta infusión en ayunas o después de la cena para mayor efectividad. Siendo contraindicado para mujeres embarazadas o en fase de lactancia, períodos en los cuales siempre se recomienda consultar todo con los doctores.

Infusión de sábila

infusion de sabila

La sábila (aloe vera o nopal), es muy efectiva en casos de estreñimiento más agudo y aunque está contraindicado para grupos de personas como los diabéticos, embarazadas y quienes tengan problemas renales, es súper eficaz para el estreñimiento prolongado.

Preparación:

  1. Llenar dos vasos de agua (500 ml).
  2. Añadir el gel o sabia trasparente que tienen las “hojas” de sábila en su interior, escogiendo una de tamaño medio, es decir, más o menos que tenga el ancho de la palma de nuestra mano.  Es importante realizar este preparado con sábila recién cortada para aprovechar verdaderamente los nutrientes y porque, además, su sabia se endurece al entrar en contacto con el aire.
  3. Hervir por unos 10 minutos y añadir zumo de medio limón.

Tenga muy presente que no debe abusar de esta infusión ya que puede ser tan efectiva que le produciría los efectos opuestos al estreñimiento si pasa de unos 3 vasos al día, y esto dependerá, claro está, de la reacción de cada persona a la infusión ya que todos somos distintos.

Infusión de olivo

infusion de olivo

La preparación con el olivo es también muy sencilla, basta con hervir dos tazas de agua para dos cucharadas de olivo (unos 30 gr. aproximadamente), dejando hervir por unos 10 minutos. Permitiendo que repose por otros 5 minutos. Y, para unos efectos más poderosos, puede añadir a lo ya descrito una cucharada de lino al tiempo que añade el olivo. Pudiendo continuar el preparado al tomar una cucharada de aceite de oliva extra virgen inmediatamente después de que beba la infusión.

Aunque todo lo dicho depende de nuestros gustos y de cuan intenso veamos es nuestro estreñimiento, de cualquier modo, esta infusión es más eficiente en ayunas, y si deseamos tomar más de una taza, la otra es mejor beberla 30 minutos después de comer.

Infusión o tisana

La diferencia principal entre prepara una infusión normal o preparar una tisana es, básicamente, la duración del descanso o reposo luego de hervir el agua con nuestra planta o alimento escogido para hacer la preparación.

La tisana suele dejarse macerar o reposar por unas horas, e incluso días, a diferencia de la infusión que solo dejamos que se aclimate para poder colar y beberlo con más comodidad. Por cuestiones de preferencias las tisanas también se pueden beber frías o, si se prefiere, luego de que haya reposado el tiempo deseado se puede calentar un poco más ya sea en el horno microondas o de vuelta en el fuego donde se preparó la primera vez.

De cualquier modo, sea cual sea nuestra elección o preferencia en relación a las infusiones, siempre es recomendable hablar con su médico para que ambos decidan el mejor curso de acción para normalizar sus movimientos intestinales, tanto a nivel de alimentos y nutrientes como en relación al ritmo de vida, que es tan determinante como las comidas y bebidas en la frecuencia de nuestros viajes al inodoro. Por lo tanto, si tiene alguna preocupación o sospecha que puede tener estreñimiento, nunca está de más hablarlo con su doctor y darle una oportunidad a estos preparados naturales que traen otros beneficios a su salud más allá de combatir el estreñimiento.

[Total:1    Promedio:5/5]

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DMCA.com Protection Status