El orégano (origanum vulgare) es un arbusto grueso y bajito de unos 50 centímetros de altura. Es una planta con origen en la zona mediterránea donde se le da un uso principalmente culinario. Cuenta la leyenda que Afrodita, diosa del amor y el romanticismo, plantó el primer orégano y le dio la fragancia que hoy posee.

Sus principales usos son ayudar en los tratamientos de enfermedades respiratorias y padecimientos digestivos; aunque sus propiedades circulatorias y antioxidantes pueden ser excelente apoyo en otros muchos malestares.

Cómo hacer una infusión de orégano – Receta.

Para preparar la infusión de orégano, solo es necesario:

  1. poner a hervir agua, y al llegar al punto de ebullición,
  2. agregar el orégano,
  3. retirar del fuego y
  4. dejar reposar durante unos minutos, preferentemente tapado.

Se puede utilizar orégano fresco, aunque el seco, al tener mayor cantidad de fenoles y aceites esenciales, tendrá un sabor más intenso. Por cada taza de agua, agregue una cucharadita de orégano seco o tres cucharaditas de hojas frescas.

Propiedades.

A pesar de que el principal uso que le damos a esta planta es culinario, el orégano en infusión es un excelente digestivo y se emplea contra espasmos y gases intestinales, así como auxiliar para las enfermedades del hígado.

El orégano, al favorecer la circulación sanguínea, es un gran aliado para aliviar los dolores de la menstruación y facilitar el vaciado de la misma.

Ya que tiene propiedades expectorantes, antiinflamatorias y antisépticas, tiene amplios usos para ayudar los tratamientos de enfermedades respiratorias.

Es una de las plantas con más compuestos antioxidantes que se conocen, por lo que una taza al día de la infusión, puede ayudar significativamente desacelerar el envejecimiento del cuerpo o al combate a enfermedades inmunológicas.

Contraindicaciones.

No se recomienda su uso (ni el de ninguna especia) en bebés. En pequeñas dosis y en la mayoría de las personas adultas no tiene ninguna contraindicación, pero debemos recordar que nada en exceso es bueno; ingerir la infusión en dosis altas, puede causar alguna intoxicación leve. Se debe también tener cuidado con personas alérgicas, ya que podría causar irritación en la piel o sarpullido. En personas con anemia, puede dificultar la absorción del hierro.

¿Puedo beber infusión de orégano durante el embarazo?

Es digno de tomarse en cuenta que, al relajar el útero, no se recomienda la infusión de orégano durante el embarazo, ya que  en algunas ocasiones puede llegar a tener efectos abortivos.

Para la tos.

Gracias a que el orégano es rico en antioxidantes, vitaminas K, C y A; y sus propiedades expectorantes, antiinflamatorias y antisépticas la infusión de orégano es excelente contra los padecimientos bronquio – respiratorios.

Antes de salir a la farmacia, revise en su cocina si cuenta con un poco de esta especia y prepare un poco. Usted puede aumentar la efectividad de la infusión contra la tos, además de mejorar el sabor, si añade una raja de canela a la infusión, y antes de servir (caliente), añade un poco de miel y un toque de jugo de limón.

1 Comment

  1. Buenas me interesa el tema de las infusiones y veo articulos muy buenos a qui gracias

Write A Comment