infusiones para el higadoEl órgano de mayor tamaño dentro del cuerpo es precisamente el hígado; si se mantiene saludable permitirá a la persona llevar una vida sana, siempre y cuando el resto de los órganos funcionen perfectamente.

Entre las funciones del hígado está ayudar al organismo a digerir las comidas, administrar energía y eliminar toxinas para depurar el cuerpo. Pero el hígado también necesita ser depurado, y qué mejor opción que a través de infusiones naturales que estimulen la limpieza y el buen funcionamiento de este órgano.

Infusiones recomendadas para limpiar el hígado

Diarrea, fiebre, gases intestinales, nauseas, falta de apetito, dolor de cabeza, mal aliento y erupciones en la piel, son algunos de los síntomas que indican el mal estado del hígado, así que para evitar que esto suceda es bueno tomar las siguientes infusiones, moderadamente, para apostarle a una salud óptima.

Boldo

El boldo presenta propiedades digestivas, protectoras y curativas que mejoran los trastornos del estómago, los intestinos y el hígado, pues elimina grasas de este órgano, ideal para aquellas personas que tienen hígado graso.

La infusión de boldo se prepara con una cucharada de hojas secas por cada taza con agua hirviendo. Es posible beberla hasta tres tazas al día, después de cada comida. No debe consumirse más de tres semanas seguidas porque podría ser contraproducente.

Personas que padezcan diarreas frecuentes, consuman anticoagulante, tengan problemas renales, mujeres embarazadas o lactando no deberían ingerir esta infusión.

Diente de león

El diente de león estimula las funciones del hígado e impulsa su funcionamiento, gracias a sus propiedades depurativas que favorecen la eliminación de toxinas, sobre todo las que se alojan en el hígado. Además regula los niveles de colesterol alto, logrando una mejor salud cardíaca.

Pacientes con cálculos en la vesícula, con úlceras, gastritis o acidez deben abstenerse de tomar diente de león, así como mujeres embarazadas, en estado de lactancia o quienes consuman diuréticos o suplementos con potasio.

La infusión de diente de león se prepara hirviendo por cada taza de agua un puñado de hojas secas. Se aconseja tomarla dos veces al día, bien sea en la mañana y en la noche, luego de cada comida.

Alcachofa

La alcachofa es rica en vitamina A1, B1, vitamina C, magnesio, calcio, potasio, zinc, hierro, potasio, ácido fólico y fibras dietéticas, que contribuyen a la protección del hígado y a digerir mejor las grasas.

Para preparar esta infusión coloque media alcachofa en agua hirviendo durante tres minutos, déjela reposar por 10 minutos más y consúmala. Si quiere ver mejores resultados puede agregarle manzanilla con miel natural. Se recomienda ingerir esta preparación dos veces al día, solo cinco días a la semana por un mes.

Su consumo no es recomendable para personas con cálculos biliares o con alergia a la alcachofa.

Cardo marino

Por ser rico en antioxidantes como flavonoides, el cardo marino permite digerir las grasas acumuladas en el hígado y favorece la regeneración hepática.

Esta infusión es perfecta para pacientes con hígado graso, pero debe estar alejada de mujeres embarazadas o lactando, hipertensos y diabéticos. Para su preparación mezcle una cucharada de semillas de cardo marino en agua caliente, déjelo reposar y bébalo durante tres veces al día, preferiblemente sin endulzar.

Otros consejos para cuidar el hígado

  1. Trate que su alimentación sea menos ácida. Adopte una dieta más vegetariana.
  2. Realice deportes o alguna rutina diaria de ejercicios.
  3. Evite el consumo excesivo de alcohol y cigarrillos.

Es importante que consulte con su médico acerca de la ingesta de infusiones, sobre todo si está bajo algún tratamiento que incluya medicación para evitar efectos secundarios que pongan en peligro la salud.

Write A Comment