El erísimo es conocido por ser la hierba de los cantores, esto es debido a que existe una anécdota de la antigua Grecia donde se dice que un cantante del coro parisino de Notre-Dame, quien ya estaba 6 meses sin voz, comenzó a tomarse una infusión de erísimo y recuperó no solo el habla, sino que incluso pudo cantar de nuevo sin ningún problema.

erisimoEs por ello que es conocida mundialmente como la hierba del cantor.

¿Qué es?

El erísimo (Sisymbrium officinale), es una planta utiliza en el ámbito de la medicina para curar la afonía y la pérdida de voz; esto es porque posee un alto contenido de glucósidos azufrados, la cual ayuda con la expulsión de la flema alojada en los bronquios.

Esta planta se puede encontrar en descampados, orillas de caminos y huertos. Tiene unas hojas muy definidas, unas flores de color amarillo claro y unos frutos totalmente pegados al tallo. Esta florece en todo el año, excepto en los meses fríos.

Propiedades y usos

El erísimo posee propiedades descongestionantes, antiinflamatorias y diuréticas. A su vez, se utiliza como bálsamo para catarros en la laringe y sanar la ronquera o afonía, esto es debido a que cuenta con un aceite esencial, mucílagos, pectina y heterópsidos.

Es por ello que se recomienda como tratamiento para curar la afonía y para descongestionar las cuerdas vocales, lo que la hace perfecta y esencial para aquellas personas que son profesores, cantantes, recitadores o cualquier otra persona con una profesión y hobbies donde tenga que usar su voz como herramienta.

Ahora bien, se dice que tiene propiedades diuréticas porque actúa en contra de la retención de líquidos, edemas, cálculos biliares e inflamaciones urinarias. Y, por otro lado, es beneficiosa con la eliminación de las piedras en los riñones con ayuda de otras plantas, tales como: cola de caballo, la vara de oro y la gatuña.

Además de esto, también se recomienda como tratamiento para párpados inflamados, conjuntivitis e irritación ocular, ya que sirve como antiinflamatorio ocular.

Así bien, el erísimo ayuda a eliminar la mucosidad, calma la faringitis, la amigdalitis y la irritación de garganta. También mejora la bronquitis crónica y el asma, y, por último, disminuye la tos seca.

Por último, esta planta contiene Dioscórides, que al mezclarse con la miel se crea un antídoto muy eficaz en contra del envenenamiento.

Cabe destacar que no se puede consumir o beber más de la dosis recomendada (cuatro tazas diarias), ya que el consumo excesivo puede causar reacciones negativas. Además, las mujeres embarazadas no deben ingerir esta planta porque puede causar un aborto no deseado. Y, se les recomienda a las mujeres que estén en periodo de lactancia que no beban la infusión de erísimo porque puede afectar al bebé de forma negativa.

Cómo preparar infusión

Para preparar la infusión de erísimo solo se necesita:

  • 50 gramos de erísimo fresco
  • Un litro de agua
  • Una cucharadita de miel

Al igual que todas las infusiones, se debe verter en una cacerola el litro de agua y colocarla al fuego hasta que comience a hervir; una vez que rompa el hervor se baja del fuego, se le agrega los 50 gramos de la planta y se deja reposar por 5 minutos.

Luego que transcurra el tiempo requerido, se cuela, se vierte en una taza y se endulza con una cucharadita de miel.

Ahora bien, en caso que quiera utilizar esta infusión como enjuague para la ronquera, se recomienda no endulzarla y no beberla.

Aplicación de la infusión en ojos irritados

Como ya se mencionó anteriormente, el erísimo sirve para la conjuntivitis, parpados inflamados e irritación ocular. Para este caso se utiliza la misma infusión explicada anteriormente, sin endulzar, empapando unas compresas, o gasas, y aplicando con mucho cuidado sobre los ojos cerrados tres veces al día.

Eso sí, se debe tener mucha higiene en cuanto a las compresas o gasas utilizadas, ya que no se pueden usar más de una vez porque puede expandir la infección.

Referencias

Write A Comment