El té (Camellia sinensis L) es una planta cuyas hojas son utilizadas para elaborar una bebida muy consumida a nivel mundial.

te verde con leche

Ella es el té, la cual desde tiempos antiguos ha sido la preferida de un sector importante de la población, particularmente la que habita en Asia y Europa.

Existen varios tipos de té (blanco, verde, azul, negro), que se diferencian en el grado de oxidación que se presenta durante su procesamiento. El té verde tiene un sabor fresco y ligeramente amargo, que lo hace agradable al paladar de sus asiduos consumidores y provoca cierto rechazo en otros, razón por la cual es mezclado con leche por ejemplo para mejorar su sabor.

Esta puede ser leche de almendras o leche de soja, es indiferente, haz la preparación con la que suelas tomar habitualmente.

De esta forma se le distingue como un café con leche express. El consumo de té verde por sí sólo es considerado benéfico, por las diversas propiedades que posee (antioxidantes, anticancerosas, antiinflamatorias, diuréticas y astringentes).   

Cómo se prepara

Para preparar el té verde con leche, se comienza por:

  • Calentar agua, cuando esta lista se le incorpora una bolsita de té verde y se dejan en combinación por unos pocos minutos.
  • Posteriormente se retira la bolsita y se le agrega leche hervida al gusto. Preferiblemente en proporciones iguales.
  • Se homogeniza la mezcla y se consume poco a poco la bebida.

Existe varias posibilidades de mezclado dependiendo del tipo de leche (leche entera, leche baja en grasa, leche descremada) y origen de la misma (animal o vegetal). Si es esta última, pude ser de almendras, coco o soya, entre otras.

Beneficios que se derivan de su consumo

Son muchos los beneficios que se le atribuyen al consumo del té verde con leche, algunos de los cuales se mencionan a continuación.

Cuando pensamos en la leche, agradecemos el aporte nutricional que nos da en Calcio, Vitamina D y proteínas, las cuales son muy importantes para conservar la salud.

En cuanto al té verde, al poseer cafeína dentro de su composición, contribuye a mantener activo nuestro sistema nervioso y por tanto alivia los cuadros de fatiga y cansancio que se nos presentan.

Por su alto contenido de polifenoles y en consecuencia por sus propiedades antioxidantes, contrarrestan el efecto de los radicales libres que deterioran el organismo.

Se asocia su consumo, con una reducción en la incidencia de enfermedades cardiovasculares, ya que ayuda a quemar o metabolizar mejor las grasas presentes en nuestro cuerpo.

Incluso hay quienes le atribuyen propiedades anticancerosas, particularmente a nivel de los pulmones y la piel.

A pesar de lo señalado, hay quienes consideraran inapropiada la incorporación de leche a este té, ya que cambia el color, sabor y aroma de la bebida, interfiere en los beneficios derivados de la presencia de polifenoles y sus propiedades antioxidantes e inhiben el efecto termogénico que posee el té verde y con ello su acción sobre la oxidación de las grasas.

Sin embargo sobre este último aspecto cabe indicar que la proteína de la leche (caseína) tiene «incorporada» esta propiedad, por tanto compensa con esto esa acción negativa. 

Write A Comment